Trapped

martes, 21 de julio de 2009



19.01 y un click. Termino y resto uno de mis trabajos académicos. Como de costumbre he escrito más de la cuenta, doblando lo exigido, pero soy así. Algo de alemán con cabeza poliédrica tengo, lo tengo que admitir cuando observo esos livianos cabeceos en la gente o me obsequian una palmadita resignada sobre mi hombro en plan "relájate, loco. Cóoortate".

Pero es la tensión por no llegar a este interregno que ahora abrazo, el breve suspiro de Sísifo tras caer la piedra, el aleteo de las hojas en el soplo de la brisa que accede infraudulentamente en la silente estancia y habla. Es precisamente ahora, tras lo exigido cuando reposo un instante y observo mi alrededor y la tristeza que albergan las cosas: la muda guitarra en un rincón, los caligramas y palabras perdidas en las hojas, los libros yacentes en las estanterías esperando abrirse por donde les cruza con fierro el marcador, los CD's con ansias de rodar bajo la roja franja del sonido. Y fuera de mi habitación el delirio que apenas pausé en un instante. Los efímeros conciertos, los caminos embriagados sobre una cuerda desde la cual veía las tías entrar mientras yo llevada el cartel verdoso de "Salida" y esa luna que colgaba sobre la nostalgia que despido con un "Hola" que suena a un eterno "Chau,Madame".



Ahora los objetos me contagian con sus velorias miradas cuando soy consciente que mañana todo volverá a comenzar de nuevo. Soy preso de un mundo de imposiciones, miradas y opiniones ajenas, del pago a contrareembolso del destino más aberrante que espera un estatus de mí. Y aquí, en el momento de inflexión, uno puede encorvarse hasta no sentir el aliento o simplemente mantener la compostura con una integridad subversiva, risueña, dándole un corte de manga a todo ese mundo que quiere ser Norte cuando todos sabemos que el único destino es el Sur.

Y es así como escojo un CD del Boss, le sacudo la tristezas con un soplo y le doy al "ON"; para mañana levantarme como los rebeldes de Sierra Maestra.




3 comentarios:

kiram dijo...

Que algo de alemán tienes, es un hecho xD
Pero relajarse a veces es más un lujo que un elemento básico de subsistencia xD
Chapó de nuevo, eres el rey de las pequeñas cosas, jefe.

Diebelz dijo...

Si...el relax es lo máxime.
Rey de las pequeñas cosas...no suena mal como título dinástico! xD

Salu2!

Yaiza dijo...

Mejor mantener la compostura y sonreir!! Y ese momento que describes en el que miras a tu alrededor y ves el polvo del desuso... un rey de las pequeñas cosas, sí señor.

 
Design by Pocket Blogger Templates