II. Un cuento de Norshsteyn: Yozhik v tumane

lunes, 21 de septiembre de 2009



En el cosmos de la cotidianidad, muchos se abrigan de la aparente seguridad. Se calculan pasos, actos, palabras y en ese microcosmos se intenta pulir el lema fundido en plata: felicidad. Pero, ¿es la vida segura?¿Habita en ella solamente paraísos utópicos, el mundo de Dante al revés? ¿Enaltecer la mecánica ante el principio de incertidumbre y fractura de probabilidades?



Pierre Bourdieu ya vaticinó una regla que reina desde los siglos de los siglos: en nuestro mundo [campo], donde las propias reglas del juego están, ellas mismas, puestas en juego, existen ciegos hábitos y limitaciones borrosas. Sabias y obvias palabras cuando nos hallamos en el umbral de nuestras existencias, llamadas como se quieran llamar. Si jugamos nuestros hábitos, apostaremos por la seguridad; pero si apostamos por vivir, todo se mostrará inseguro, oscuro, intangible, disoluble; algo como la niebla. En realidad, esta conquista por la ceguera existencial, el juego de hábitos y costumbres nos artifician una prisión provincial nada natural; porque la vida siempre ha sido así- y seguirá siendo así- de intrigante y fascinante, llena de temores, seguridades, alegrías y tristezas, algo que Albert Camus subrayaba constantemente. Y Norshsteyn también.

En su obra Erizo en la niebla (Yozhik v tumane, 1975), Norshsteyn nos ofrece una madura mirada infantil sobre la existencia. El erizo -y no cualquier otro animal- se alegra una noche por ir a visitar a su amigo el oso. Con él, un bote de mermelada de frambuesa y un té, conversarán toda una noche mirando las estrellas. Hasta allí, todo es costumbre, seguridad. Pero una noche, el pequeño erizo avista un caballo blanco inmerso en la niebla. Algo enigmático, inusual, acaso místico le impulsa a adentrarse en la espesa y desconocida niebla. Y en ella apreciará un mundo aparte...

Son cuentos que merecen la pena ver, más cuando Norshteyn revoluciona las artes estéticas con sinfonías de Meerovich y una narratividad pincelada con ingredientes que se albergan en nuestras vidas, con finales imposibles de fijar más allá del asombro.

Les dejo con esta pequeña joya de animación:






Título: El erizo en la niebla (Yozhik v tumane)
Año: 1975
País: Extinta U.R.S.S.
Dirección: Yuriy Norshteyn
Guión: Sergei Kozlov
Música: Mikhail Meerovich
Reparto: Mariya Vinogradova (voz del erizo), Vyacheslav Nevinnyy (voz del oso), Aleksey Batalov (narrador)
Producción: Soyuzmultfilm

2 comentarios:

Corso dijo...

No tiene que ver con el post, pero es una recomendación que te hice en un post anterior, y como no me has dado respuesta, supongo que no lo has leído... así que corto y pego:

Escucha "Capital Federal", de La Fuga... creo que te gustará mucho.

Un saludo

Diebelz dijo...

Mr. Corso !

La verdad que no conocía el tema que me has recomendado y que por cierto me ha gustado. Y, ¿"Latinoamerica" de Reincidentes? Joer...que tiempos de rockero malo, malote! xD

Gracias por el track !

Un abrazo !

 
Design by Pocket Blogger Templates