Chau

viernes, 4 de junio de 2010



Se barrunteaba un trágico final
tras cruzar el umbral de La Lupa,
verte y sentir un malevaje
ausente en el Plata,
presente en mi bandoneón.

Con límpida sinceridad
te pedí poesía
para mi catarsis
y mi oscuridad
algo de Idea Vilariño
y algo de tí,
por conocer la encerrona.

Con tu verde distancia
me ofrecistes, para mi lejanía
y mi estancia,
algo de tí
y algo del barrio.

Y mientras tus barcos dactilares surcaban léxicos océanos
yo seguía tu estela inaudita
para tiznar las horas,
documentar tu sonrisa,

mirada,
palabra.


Para saber que leerás a García Montero,
para saber que leeré a Juan Carlos Mestre.

Para impedir el cruel despido

hacia la calle, 


el cielo,  


mi isla


cuando
ahora,
hace un instante,
un año,
te deje buscando unas llaves
y escuches una despedida más,
mi única:



 Chau.


Poem by W.

2 comentarios:

El Gato dijo...

hoy no solo leo... no puedo quedarme callado. nombraste a Idea, mi amada Idea y yo lo celebro. y decís más... como por ejemplo: barcos dactilares.
me lo llevo, lo siento pero me lo llevo.

Diebelz dijo...

Bueno, para eso están a veces estos poemas. Me alegro que "te lo lleves" porque, tratándose de Idea y tu Montevideo, es un atraco sí o sí.

Salu2! ;)

 
Design by Pocket Blogger Templates