7:35 de la mañana (Nacho Vigalondo, 2003)

martes, 14 de septiembre de 2010





2 comentarios:

quemandoescenariosdepapel dijo...

Lo vi hace bastante tiempo y aún recuerdo su forma de mirar, cuando sale a la calle y explota confeti, el deseo unido a la obligación... no sé, es tan curioso... Será verdad que la locura no se aleja demasiado del amor... qué será, será... Esto sí que es una declaración (aunque un tanto peculiar...) :P

Diebelz dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo. Es bastante peculiar y a la hora de abrir la nueva sección de "cortos" me vino este "clásico" a la cabeza. ¡Y qué decir de la canción, esos gestos, el temor por algo que no hay que temer, esa obligación que apuntas...bua, me lio!! ;P

Salu2!

 
Design by Pocket Blogger Templates