La torre de Suso

lunes, 14 de marzo de 2011



Debería haber más torres como esta...
Miguel, en La torre de Suso.

En algún recóndito lugar desprovisto de nombre y coordinadas, susurra el espectro de Suso. Él sabe que ha caducado, que será un despedazado ente provisto en los enseres que ha dejado tras de sí, así como un recuerdo anclado en sus seres más queridos. Pero él desea remover algo más que un mero impulso por ver reunidos de nuevo, tras diez años, a sus mejores amigos. Algunos, como Cundo (Javier Cámara) han regresado hasta de la lejana Argentina. Otros, como Fernando (Gonzalo de Castro), Mote (César Vea) o Pablo (José Luis Alcobendas), han permanecido en el pueblo, pero sus vidas también se han transformado. Mientras los cuatro amigos reencuentran los abrazos y las sonrisas desvanecidas y calcinadas por el tiempo, homenajean con viejos discos y gamberradas a su amigo Suso, y creen que sus vidas paralelas son un sueño enjaulado,  todo se desvanece y caen las máscaras. De pronto la noche se ha desnutrido y cada uno quiere arrinconarse en su ofusco escondite, rehuir en admitir que sus trazos, sus gestos, sus sonrisas esconden dramas e imperfecciones. Y cuando Cundo está a punto de regresar a su celda, alguien le tira una madeja de troncos para construir una vista mejor. 

Cundo y sus amigos no saben qué hacer con las cenizas de Suso...
La torre de Suso es una hilarante pero a su vez sincera comedia narrada y escrita por Tom Fernández (que fue guionista de la célebre serie televisiva 7 Vidas) donde uno puede, entre gracejos y lágrimas carcajeadas y promovidas por contínuos gags, encontrar una melancólica lectura sobre ciertas esencias que se esconden en nuestras vidas. El reloj nos cruje bajo las suelas pero siempre existen las amistades que trascienden, los padres y su relación con ellos, el hogar, el lugar donde uno quedarse, los espejos cóncavos del pasado que hacen resucitar fantasmas y temores, amores, amores en sus diferentes formas y fórmulas (y que sin cálculo previo aparece con la genial Malena Alterio reencarnando a la loca de Marta) que palpitan en presente y no sucumben al terremoto de nuestra sociedad ya desprovista de mineros e inflada por labores temblorosas. En definitiva, esta comedia encierra un mensaje que evoca podrán leer sin la voz en off de Suso, sin dictaminadas palabrerías, sino mediante la mirada. Nadie es, ni debe ser, perfecto y a veces -tal como deseaba Suso- simplemente hay que inventar un nuevo punto de vista, buscar un panorama, una mirada. Tal vez sea cierto, tal vez hace falta construir más torres como las de Suso para contemplar, buscar aquella perspectiva renacentista, la mirada limpia, para desenredar y ser unos completos perfectos imperfectos.



Título: La torre de Suso
Año: 2007
País: España
Dirección: Tom Fernández
Guión: Tom Fernández
Música: Javier Tejedor
Fotografía: Carlos Suárez
Reparto: Cundo (Javier Cámara), Fernando (Gonzalo de Castro), Mote (César Vea), Pablo (José Luis Alcobendas), Marta (Malena Alterio), Mercedes (Mariana Cordero), Tino (Emilio Gutiérrez Caba), Rosa (Fanny Gautier).
Producción: MediaPro.

2 comentarios:

JoZL dijo...

Excelente pelicula, un grato recuerdo que mantengo de ella. Salu2.

Diebelz dijo...

Si...la verdad que muy buena. ¿Sabes que me lo recomendó un alumno? Vamos, se lleva un plus por conocimientos del cine español contemporáneo! xD

¡Salu2!

 
Design by Pocket Blogger Templates