Precious

domingo, 3 de abril de 2011


Some folks has a lot of things around them that shines for other people. I think that maybe some of them was in tunnels. And in that tunnel, the only light they had, was inside of them. And then, even long after they escape that tunnel, they still be shining for everybody else.

Algunas personas tienen tanto alrededor para brillar a otras personas. Creo que quizás algunas estaban en túneles. Y en esos túneles, la única luz que tenían, estaba dentro de ellas. Y después de haber escapado de ese túnel, todavía siguen brillando para los demás.

Clarisse "Precious" Jones, en Precious.


Una voz en off, amarrada al sosiego, recorre las desangradas venas del barrio de Harlem, se doblega en las esquinas constipadas por el enjambre de torres de marfil que se adueñan del horizonte, tapian y aniquilan el destello naranjizo de un resquicio de esperanza. "Precious" (Gabourey Sibide) tiene tan solo 16 años pero ha padecido pesadillas milenarias, cruentos asesinatos en su propia carne, el constante horror que habita con ella en todos los almanaques de su existencia. Tanto su padre como su madre (Mo'Nique) son monstruos engendrados por Belcebú, la traición frente al refugio de candor y fuerza anhelado por cualquier niño abandonado en los nichos del horror. A veces reconoce tener ganas de morir por ser, acaso, el único auxilio de su existencia. Y otras, sueña, simplemente sueña, con ser cantante o tener un novio, alguien que la cobije y custodie de las pesadillas errantes por esta tierra herida; que alguien le arranque del Aquelarre goyesco, de las guías y los mapas que ubican esos abyectos, descarnizados, ásperos pecados de una sociedad pálida, podrida, abnegada a sucumbir ya en los ochenta y confirmada en el rodar del presente. Sin embargo, Precious pugnará -sin ser acaso consciente y bendecida por la casualidad- rondando los miedos, sopesando las palabras censuradas tras su timidez, por hallar una salida de la oscuridad que se halla en los libros. Mediante el proyecto educativo "Each one, teach one" y la incondicional ayuda de su profesora (Paula Patton) y sus nuevas compañeras que nunca tuvo (Rita, Rhonda, Jermaine, Consuelo), Precious intentará encontrar un desconocido roce, acaso un apretón de mano, un beso o una sonrisa que destruya y condene a los maleficios, esos camellos que trafican con la soledad y la desesperación, seducción de la viva muerte.


Precious buscando un reducto de felicidad

La historia de Precious, basada en la novela "Push" de Sapphire y llevada a la gran pantalla por Lee Daniels, es una auténtica prueba de fe, un tensar entre la hecatombe de la tristeza y el horror y la felicidad deshauciada. Somos conscientes que toda realidad supera la ficción, que el celuloide se nutre de estas historias que habitan en nuestras calles, entre los bloques de cartón y el hedor chamuscado que se impregna sobre el asfalto. A camino entre el cine independiente con un libre balanceo de cámara y el cine más pop (con la presencia en papeles secundarios de personajes como Mariah Carey y Lenny Kravitz o la producción apoyada por Oprah Winfrey -¡horror!-, Precious se presenta como un drama donde se fuerza al espectador a reflexionar y mirar no tanto al Harlem y al Bronx de Nueva York, sino también a los barrios que se cercan en torno a él y sus casas, a tener en consideración que el drama está siempre presente en todo pálpito, pero que en unos ya linda o es un auténtico cuadro monstruoso. Acaso muchos consideren el relato como exagerado hasta pulir el surrealismo, pero lo cierto es que cosas aún más abyectas y cruentas están presentes a diario, pese a que no alcanzamos a verlas. En tal sentido, vuelquen los espejos, preséntenles a estas "Precious" dónde se halla el destello y aprovechen para obtener una mirada clara del horror que se esconde en los rincones de nuestros pasos.





Título: Precious
Año: 2009
País: EE.UU.
Dirección: Lee Daniels
Guión: Geoffrey Fletscher, basada en la novela "Push", de Sapphire
Música: Varios
Fotografía: Andrew Dunn
Reparto: Precious (Gabourey Sibide), Madre (Mo'Nique), profesora Mrs.Rain (Paula Patton), Rita (Stephanie Andujar), Rhonda (Chyna Layne), Jermaine (Amina Robinson), Consuelo (Angelic Zambrana), Enfermero John (Lenny Krativz), Mrs.Weiss (Mariah Carey).
Producción: Lee Daniels Entertainment.

2 comentarios:

Yaiza dijo...

Cuando vi esta película me dejó un sabor amargo. Supongo que fue porque sabía lo que dices claramente: aunque roza lo surrealista a veces la realidad supera la ficción. Y era extraña la sensación de felicidad a ratos (pocos pero intensos) y la tristeza de ver a esa niña con aquellos padres endemoniados, en esa vida muerta.

Me gustó tu análisis y tu reflexión.

¡Saludos!

Diebelz dijo...

Si...viendo me pasó lo mismo, con esas efímeras felicidades que comentas...fue extraño...

¡Salu2!

 
Design by Pocket Blogger Templates