Night on Earth

lunes, 16 de mayo de 2011



But now that I have gone from here there's no place I'd rather be
than to float my chances on the tide. Back in the good old world.


Back in the good old world, de Tom Waits.


Las estrellas tiritan e interrogan al vacío quiénes son los habitantes de este bullicio de planeta. Y una inconfundible ronca voz -la del gran Tom Waits- capta sus dudas y les brinda radiografiar a los destellos de la negrura conocer a esos diminutos y entrañables seres, habitantes del viejo mundo, pasajeros en las agujas de los relojes. Por una noche -porque las estrellas tan solo pueden latir durante ese lapso de tiempo que burla al sol- se sientan en esos coches inflados de anécdotas, historias, cuentos y hechos extravagantes. Sabiendo que los taxistas son los verdaderos cronistas de las venas de sus ciudades, aterrizan con el primer atardecer en Los Ángeles para conocer a una joven taxista Corky (Wynona Ryder) y su pasajera Victoria (Gena Rowlands). Asombrados, cruzarán EE.UU. para intentar de explicarse la razón por la cual Yoyo (Giancarlo Esposito) delira al borde del gélido asfalto neoyorkino y es recogido por un emigrado y triste payaso como Helmut Grokenberger (el gran Armin Müller-Stahl) para, finalmente, cruzar -a eso de las 4 de la madrugada- el inmenso océano y rondar por los puentes de París. Allí, un exhausto taxista de origen africano (Isaach de Bankolé) intercambiará la mirada con una ciega (Béatrice Dalle) para después verse sacudidos en la oscura Roma por ese atípico conductor italiano (¡grande Roberto Benigni!) con gracejos que lacrimean felicidades que no cualquier cura sería capaz de santificar. Y ya, cuando la noche comienza a resquebrajarse y el frío se hace insoportable, se despedirán en Helsinki con el serio Mika (Matti Pellonpää), coleccionista de borrachos confundidos entre la tristeza y el dolor (Kari Väänänen, Sakari Kuosmanen y Tomi Salmela) y delineante de los sentidos más sentidos.

Roberto Benigni riega gracejos y disgustos en la vetusta y oscura ciudad de Roma.

Night on Earth son cinco relatos que duran tan solo un trayecto en taxi. Tal y como sabemos, en esos trayectos a veces trabamos una espontánea intimidad con el malabarista del volante y somos capaces de intercambiar, oír, contar esas historias capaces de definir cómo somos los seres humanos. Con el ya conocido talento narrativo y detallista de Jim Jarmusch, Night on Earth es un panorama nocturno y sincero aunque no descarrila en ningún momento de la comedia. Jarmusch compende -como en otros de sus múltiples filmes- un ovillo enredado por personajes que viven en soledad, en una derrota, acaso en sueños, en laberintos con o sin salidas, siempre lidiando entre la sonrisa y el silencio. Acaso en momentos estas rodantes historias de la noche aparenten ser absurdas, a veces cómicas, tiernas o frías, pero es el acertado reflejo del mundo que habitamos. Sin duda alguna, Night on Earth son estas escapatorias nocturnas, insomnes que te descolocan en la madrugada sin falto de risa y permiten, como a las estrellas, dar gracias a la noche.








Título: Night on Earth
Año: 1991
País: EE.UU.
Dirección: Jim Jarmusch
Guión: Jim Jarmusch
Música: Tom Waits
Fotografía: Frederick Elmes
Reparto: Corky (Wynona Ryder), Victoria (Gena Rowlands), Helmut Grokenberger (Armin Müller-Stahl), Yoyo (Giancarlo Esposito), Angela (Rosie Perez), taxista parisino (Isaach De Bankolé), la ciega (Béatrice Dalle), il taxista italiano (Roberto Benigni), cura (Paolo Bonacelli), Mika (Matti Pellonpää), los tres borrachos (Kari Väänänen, Sakari Kuosmanen y Tomi Salmela)
Producción: Coproducción EEUU-Francia-Reino Unido-Alemania-Japón; Victor Company of Japan (JVC) / Victor Musical Industries / Pyramide Productions / Canal+ / Pandora Cinema / Pandora Filmproduktion / Channel Four Films / JVC Entertainment / Locus Solus Entertainment 

0 comentarios:

 
Design by Pocket Blogger Templates