Voz

viernes, 18 de octubre de 2013


 A Manolo Vázquez-Montalbán

Aquel lunes
 naufragaron los periódicos
 mientras los cisnes devoraban la ciudad.

 Anulo el transistor
 ya embarcado en acoger frecuencias
 moduladas en hominizaciones de precariedad.

A mitad de los morfemas
abato los horarios facultativos

                                                 -ahora navegando con pérdidas de altura-

tuerzo los semáforos llorones,
los mercados en pleno luto
y me apago.

Reconstruyo con el espectrógrafo
tu voz

             -ahora despegada del asfalto-

y cuyos fonemas volaron como pájaros de Bangkok
hacia las antípodas,

                                 la antítesis en éxtasis

de la vida,

hacia los mares pincelados en sueños deshojados,

                                hacia los mares del Sur.


Voz rutinariamente tornada con tinta,
salpicando vigencias urgentes,
revoluciones aventajadas a los tiempos dantescos
que atascan a los peatones
y patinan en la plaza Tahrir;

tirando del mostacho gubernamental,
hurgando con Pepe Carvalho
latitudes que piden permiso para aterrizar
en las mentes deshauciadas,
atrincheradas en un Quiche de Ortega y Gasset;

cruzando por las avenidas líricas,
ateniendo al melting-pot
              -cuyos aromas no respetan ni el más fino hidalgo-

cincelando la crispación en épicas baladas,
nunca planchadas.

Voz que me abruma y llena los bolsillos de lluvia
melancólica,
voz de orfanato que pide como un Oliver Twist
una huída al presente
para volver a ser
el Rock'n'Roll de la poesía urgente.



Poem by W. 





0 comentarios:

 
Design by Pocket Blogger Templates