Novecento

domingo, 11 de julio de 2010

 "Yo nací en este barco. Y por aquí pasaba el mundo, pero a razón de dos mil personas cada vez. Y aquí había también deseos, pero no más de los que caben entre una proa y una popa. Tocabas tu felicidad sobre un teclado que no era infinito."

 en Novecento, de Alessandro Baricco. 



Los cuentos son las mejores novelas. No sé dónde hallé y embolsé esta frase, quién la pronunció o tatuó en algún rincón que llegué a encender; pero es cierto. Tan cierto como que la obra teatral Novecento, del escritor italiano Alessandro Baricco, alberga una leyenda inmensa en un cuerpo minúsculo. Es un texto, un monólogo que solamente se puede leer en voz alta y encendida; que fuerza a las pupilas que ruedan sobre sus letras que se detengan, retrocedan, contemplen cada frase. Y que leída y releída en escasas horas te sugiera subrayar la opinión de su propio autor: "a mí me parecía una historia hermosa que valía la pena contar. Y me gusta pensar que alguien la leerá"

Novecento, la leyenda del pianista en el océano (1994) es la historia de Danny Boodmann T.D. Lemon Novecento, un pianista que nació y vivió en un transatlántico llamado Virginian y del cual, según se cuenta, jamás se habría bajado.  No conocía la firmeza de la tierra. Es la historia de alguien que, además, jamás existió. Y que de haber existido fue uno de los grandes pianistas de ese maldito siglo XX, inventor de notas sublimes y cuyos sonidos se fugaban de las partituras como su compostura frente a los reglamentos fijados en aquel transatlántico. "A la mierda con los reglamentos", solía decir.  Novecento era un ser entrañable y raro, tan raro o menos que el resto de aquella tripulación, de los viajeros en sendas clases y cuyos contornos se mecían por un océano anónimo que inquietaba, cuestionaba los sueños. Sueños. ¿Saben cuántos existen en el cosmos? Supongo que muchos. ¿Y existen algunos sueños más privilegiados que otros? ¿Deben ser ambiciosos?  Desenreden estas cuestiones por su cuenta. Descubran la razón de su nombre con el surrealismo, la lírica y el humor de Baricco. Atestigüen un duelo con Jelly Roll Morton. Escuchen las teclas de las letras, el jazz y las baladas del mar, el silbo de la realidad y contemplen el espejo de esta leyenda.  Ríanse y lloren durante esta corta navegación forzada por un pálpito sereno. Entenderán que nada está perdido mientras haya una buena historia que contar

Y si una vez leído a Novecento quisieran oír la poesía hablada, rebobinar, ver lo que vieron,  exhibir de nuevo una silueta en sus rostros o surcar un río de melancolía, entonces no dejen de ver su adaptación cinematográfica realizada por otros dos genios italianos como son Giuseppe Tornatore y Ennio Morricone.






Título: Novecento - La leyenda del pianista en el océano
Año: 1998.
País: Italia.
Dirección: Giuseppe Tornatore.
Guión: Giuseppe Tornatore, basado en el libro de Alessandro Baricco, Novecento.
Música: Ennio Morriconne.
Fotografía: Lajos Koltai.
Reparto: Tim Roth (Novecento), Cory Buck (Novecento de niño), Pruitt Taylor Vince (Max), Mélannie Thierry (la chica), Bill Nun  (Danny Boodmann), Clarence Williams III  (Jelly Roll Morton), Peter Vaughan (el viejito de la tienda).
Producción: Medusa Films.


2 comentarios:

quemandoescenariosdepapel dijo...

Increíble... vi la adaptación cinematográfica este año y desde entonces he querido leerme el libro sin éxito... primero tengo que buscarlo, o comprarlo, o pedirlo prestado, o inventarlo y luego tener tiempo para invertir en sentimientos descritos en primera mano... solo decirte que sí... una entrada genial que me permite acordarme de recordar y saber que sigue usted una línea semejante a la que trazan mis pensamientos! encantada de coincidir en esta noche de pitas y pitos rebotando contra el techo, que es el cielo de esta tierra que se mece por la victoria en el mundial mientras mis ojos se obligan a estudiar... en fin, eso... ahora tengo más interés si cabe en esta obra! :)

Diebelz dijo...

Pues para seguir enredándonos en coincidencias decirte que la película la vi este año también. ;P

En fin, igual si te animas a escribir esta obra tendrás que describir la celebración del final de tus estudios, acaso un miércoles donde los habitantes de este globo terráqueo pitarán e izarán colores de alegría (todo es posible, quien sabe, jeje).

Besos y suerte ! ;)

 
Design by Pocket Blogger Templates