Hannah Arendt

jueves, 27 de junio de 2013

"El mal no es nunca radical, sólo es extremo, y carece de toda profundidad y de cualquier dimensión demoníaca. Puede crecer desmesuradamente y reducir todo el mundo a escombros precisamente porque se extiende como un hongo por la superficie. Es un desafío al pensamiento, como dije, porque el pensamiento trata de alcanzar una cierta profundidad, ir a las raíces y, en el momento mismo en que se ocupa del mal, se siente decepcionado porque no encuentra nada. Eso es la `banalidad´. Sólo el bien tiene profundidad y puede ser radical." 
En "Eichmann in Jerusalem. Ein Bericht von der Banalität des Bösen" de Hannah Arendt1963.


El  cuerpo silente yacía sobre el diván envuelto por paredes alfabéticas, embadurnado en un pliegue de luz dorada, enigmática. Lúgrubes hilos emanaban de su costado evidenciando con esta parsimoniosa y liviana danza la presencia de una vida aparcada. Tan solo el insólito e inesperado graznido del teléfono invoca a los muertos. Hannah Arendt (reencarnada por Barbara Sukowa) se incorpora con su sempiterno cigarrillo enredado entre los dedos y atiende a la voz metálica. Mientras, en las habitaciones adyacentes, en los rincones de un minúsculo apartamento de Nueva York, Lotte Köhler (Julia Jentsch) ordena las extraviadas carpetas, atiende voces y Heinrich Blücher (Axel Milberg) suspira quebrantos, busca palabras capaces de abrigar y guarecer a su amada de la pesadilla de un pasado que se niega a suicidarse. 

Hannah Arendt
La vida y el posterior juicio de Adolf Eichmann parecía extraído de la chistera de Alfred Hitchcock, un guión cinematográfico en el cual habitaban agentes secretos, criminales, secuestros y abyectas barbaridades. Fuera de toda duda quedaba la exhibición de un juicio carente de cualquier legalidad jurídica pero sí moral, de una sentencia a muerte procesada cual obra teatral - televisada por primera vez en la historia- para un mundo parapléjico y sentado al borde de la oscuridad. Sin que la filósofa alemana se advenga a advertirlo, el antiguo Obersturmbahn de la SS se cruzará en su vida como un salto mortal, como un vértigo, una fatiga, un crujido en medio de los interrogantes que se ahogan en la penuria del horror, la ignorancia. Su magistral obra Orígenes de los totalitarismos (Elemente und Ursprünge totaler Herrschaft) quedará relegada a las estanterías por la polémica que supone Eichmann en Jerusalén. Un análisis sobre la banalidad del mal (Eichmann in Jerusalem. Ein Bericht von der Banalität des Bösen). Aunque el término referido sobre la banalidad del mal fue acuñado con anterioridad por Karl Jaspers, Hannah Arendt alude aquí al fenómeno del despojo del basamento pétreo que constituye al ser humano. La ausencia de todo rasgo propio del pensamiento -eje fundamental no tan solo del diálogo interno, sino de la persona con el mundo y que Immanuel Kant ya advirtió de su pérdida: Habe den Mut deinen Verstand zu nutzen (ten el valor de utilizar tu razón). El fenómeno del Holocausto producto de un sistema considerado como el ultracapitalismo o mejor dicho, como el capitalismo gore, dado que el esfuerzo del trabajo no produce beneficios personales ni lucrativos, se inmolan los valores más dignos del ser humano y, por ende, no se distinguen ni se juzgan los comportamientos propios del bien y del mal, permiten justificar el comportamiento de Adolf Eichmann. Advierte por tanto la filósofa que bebió de la filosofía existencial de Martin Heidegger que una sociedad puede crear un orbe maligno donde los seres humanos se desalman y se mutan en meras piezas mecánicas que tan solo obtienen, transforman y emiten órdenes. La polémica, la gran Eichmann-Kontroverse (la controversia Eichmann) está servida pero Hannah Arendt va más allá al no segmentar o fraccionar verdugos y sus víctimas en este sistema en el cual ambas partes conviven y labran en el mismo sentido. Die Willensfreiheit (La libertad de la voluntad), es decir, la decisión personal de resistirse o negarse a llevar a cabo las órdenes y el trabajo gestado en el sistema de exterminio, es apenas nimio, tanto por un bando como otro aunque los hubo, excepcionalmente. Es, por ende, la problemática que la pensadora alemana dialoga con la humanidad. 


Hannah Arendt, reencarnada por Barbara Sukowa
Con el biopic Hannah Arendt, la directora alemana Margarethe von Trotta -conocida por su colaboración como actriz con los célebres directores Rainer Werner Fassbinder o Volker Schlöndorff y por dirigir películas como Die verlorene Ehe der Katharina Blum, Rosenstraße o Rosa Luxemburg)- rescata la figura prácticamente olvidada de una de las más ilustres pensadoras del siglo XX. En una época tiznada por el esperpento y las adversidades propias que suponía ser mujer y judía, Hannah Arendt fuma dudas y no tirita resquebrajo alguno al derrochar su lucidez, su perspicaz como lírico descubrimiento frente a los tópicos, las trampas, el insulto y los descontentos que incitaron un simple hecho como fue aquél: pensar. Margarethe von Trotta se cuelga el afán por mostrar sin filtraciones una pensadora que no fue ni frívola, ni apática, sino toda su antítesis, es decir, una mujer apasionada por la vida, cariñosa, entrañable. Admite el filme quizás algún esquilmado en su tempus -dado que padece de ciertos altibajos- y quizás se puedan suprimir episodios que no tienen gran relevancia en esta historia -como la apasionada aventura amorosa con Martin Heidegger- pero por lo general, la directora alemana consigue presentar a una Hannah Arendt en cuyas entrañas albergaba los más puros y nobles sentimientos del ser humano y que muchos parecen haber donado al olvido. 

No es casualidad que la filósofa alemana aparezca vagando frente al espectador en estos días de escombros y cenizas. En un momento histórico donde la masa es consciente de los crímenes de Guantanamo, de las abyectas bacanales de Berlusconi o las corrupciones del gobierno de Mariano Rajoy aparece -una vez más- el mal carente de valor, erigido al establishment de la norma general. ¿Dónde está die Willensfreiheit, la insignia de resistencia ante esta banalidad del mal que tan solo conoce un leve frunce de cejo? La combatiente Hannah Arendt ha de sentir la fatiga de los muertos, el desequilibrio que al final la apresa en un diván y sepulta sus faros. Languidece, se desinfla su respiro para volver al origen y ser carcomida por el tiempo y su olvido. Aunque curiosamente su cigarrillo sigue vivo. 




Título: Hannah Arendt
País: Alemania
Año: 2012
Duración: 113 min.
Director: Margarethe von Trotta 
Guión: Margarethe von Trotta, Pam Katz
Música: André Mergenthaler
Fotografía: Caroline Champetier
Intérpretes: Hannah Arendt (Barbara Sukowa), Heinrich Blücher (Axel Milberg), Lotte Köhler (Julia Jentsch), Hans Jonas (Ulrich Noethen), Kurt Blumenfeld (Michael Degen), Martin Heidegger (Klaus Pohl), Thomas Miller (Harvey Friedman)

3 comentarios:

Yaiza dijo...

¡Walter! Justo hace un rato vi el trailer de la peli y me entró una gran curiosidad por conocer la vida de Hannah Arendt. Voy a buscar algo sobre ella, que no la conocía, y vengo a leerte.

Me alegro mucho de que hayas vuelto por estos lares.

Un abrazo enorme y feliz fin de semana.

Diebelz dijo...

Muy bien, la verdad que te recomiendo su lectura.

Y sí, tenía que volver. Allá afuera hacía mucho frío, jaja.

Otro abrazo para tí, Yaiza e igualmente: ¡Buen finde!

Yaiza dijo...

Pues, me alegro más. Siempre hay que volver a los sitios donde uno se siente bien :D

 
Design by Pocket Blogger Templates