Aunque tú no lo sepas

domingo, 3 de octubre de 2010


 En el remanso de la noche y su reflexión fui consciente de haber sido una metáfora. Con aquel libro cruzado por mis dedos, derrotado sobre mi pecho y los ojos anclados en algún rincón de mi habitación, pensé que, efectivamente, fui metáfora. Había cruzado aquella librería -única en toda la isla, verde, simulando ser una tienda decimonónica de algún barrio de Praga o Berlín- con una abultada mochila sobre mi espalda y una lámpara apagada, encogida, en aquella bolsa de plástico que sostenía en una mano por querer equilibrar mi peso. Más que una tienda era una habitación en la cual los libros tapiaban las cuatro paredes y, entre estantería y estantería, había aún más libros que insistían en rellenar los oscuros huecos con sus existencias. Ante la mansedumbre que pedía libros para el colegio o el instituto, percibiendo el rumor de fiesta filtrado desde la soleada calle, me abrí paso hasta una estantería. Sin apenas fijarme me hallaba frente a los poetas de todos los esparcidos tiempos y, por alguna razón, mis pupilas se clavaron en aquel ya conocido poemario. Con mi dedo índice y una asentida sonrisa de inesperado descubridor, atraje aquel libro hacia mis palmas. Hojeé. Hojeé el recuerdo, las contadas ocasiones en las cuales extraía este libro de la biblioteca, la facultad, aquella canción, esa chica, Barajas, los hoteles que habité con la soledad, los tiempos de un ser y de todos, Madrid, la noche, la dedicatoria...La experiencia hecha poesía o la poesía hecha experiencia.

Leyendo, aunque tú no lo sepas...
Volví a clausurar aquel libro, ubicarlo en su estado natural. Ya de espaldas me froté una duda. Mis cejas también arquearon una sincera y subversiva duda. ¿Y si este era el mejor momento para no perder lo perdido, rellenar el vacío?¿Confraternizar con los poemas ya vencidos, tan conocidos que son tatuajes, piel?
Asentí con un puente de por mueca. Doblé la espalda y atraje con mi dedo índice aquellas ya tan conocidas Habitaciones separadas. Pagué el rescate de estas 77 páginas de Luis García Montero y volví a (re)leer aquella canción del gran Enrique Urquijo y Quique González, aquel cuento de Almudena Grandes, aquella película que me recomendó L. para sellar también un círculo que ella, sin yo saberlo, también seguía, tatuando pisadas en la misma calle donde yo devoraba crépes, emborrachaba noches, abatía domingos para olvidar: 

"Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas."


 Mis abatidos párpados declinaron. Pensé entonces, una vez más, que acaso fui metáfora. Alguien que, con su apagada lámpara ronda calles, acumula vacíos para rellenar neveras, y, sin propósito alguno, se tropieza con las palabras, las canciones, los nombres, los lugares, la experiencia de la poesía, el pasado.

"Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas."

Sueño.





5 comentarios:

Yaiza dijo...

Genial el cóctel. Tu leyenda. Tus metáforas. Tu música, tu personal y tu poesía. Esta es una de esos que te trae la imagen de un poemario guardado en uno de los cajones de tu cerebro. Un cajón que explota llenando de palabras todo el suelo.

¡¡Abrazos y buena semana!!

Diebelz dijo...

...en mi cerebro y ahora palpable, aquí a mi costado susurrándome los poemas una eternidad. Me alegro que te haya gustado el cóctel, Yaiza.

¡Otro abrazo y buena semana para tí también! ;)

quemandoescenariosdepapel dijo...

"Aunque tú no lo sepas", aquí cerramos un círculo que nunca quedará sellado al 100%, tú por tu lado, yo por el mío y el resto de conquistadores de palabras por su propio camino.

Hay recuerdos que matan, otros que oprimen, unos que suplican repetirse, otros que insisten en quedarse, y aquellos que aprendieron a alejarse mientras exista un presente por vivir...

¿Con cuál te quedas tú?

... ¿Sabes? ... Somos una acumulación de estados, de letras sumadas a otras letras, de cansancio y apatía mezclados con el sueño y la esperanza. Somos una multiplicación de pasos, de huellas adheridas a la suela de todos y cada uno de los zapatos que hemos transportado en el viaje de la infancia a la vida adulta. Somos dos pulmones, un corazón, 20 dedos (tal vez más, tal vez menos), dos piernas, dos brazos. Somos aire y sangre, sudor, lágrimas, agua y miedo, sobre todo miedo (y palabras).

Yo me quedo enredada en las palabras, ¿se nota? porque, ¿sabes? "aunque tú no lo sepas", me transportas allí, al recuerdo encerrado entre sustancias que asemejan realidades que no pueden ser resucitadas. Pero... acaso... ¿no estamos mezclando recuerdos? ¿no estamos mezclando presentes y pasados? ... Somos la parte de un puzzle que aún no ha sido formado.

... en fin... siento este rollo, será que no quiero empezar el lunes con las responsabilidades que suponen levantarse de esta silla, cambiarse de ropa y salir a la calle para seguir siendo una estudiante a punto de terminar. Que tengas un buen día en tu pequeño universo, ya sabes que haberte comprado el libro nunca será una pérdida, ya ves... aquí son todo (o casi todo) beneficios!

:)

Joseph Silverman dijo...

Poco que añadir salvo GRACIAS!!!!

Diebelz dijo...

Gracias a ambos por la lectura, los "rollos" que son esos suplementos que nunca encontramos y anhelamos, que inflan aún más este poema hecho canción, película, cuento y hasta memoria, recuerdo, un ente que se ancla y persiste como el final de un verano cualquiera...

Abrazos múltiples a ambos! ;)

 
Design by Pocket Blogger Templates