Distrofia muscular de cadera tipo A-2

domingo, 14 de julio de 2013


Yo tengo mis razones para ser uña y carne
de Alejandra Pizarnik, la garganta de arena,
tango de Goyeneche, noche en vilo envasada
en silente Tetra-Brick mientras los semáforos
permiten que el mundo sea eterno sonajero.

Soy un S.O.S falto de urgencia y cadena,
la mezquita bebida en mis noches de Ardenas,
la derrota de toda la humanidad queda,
el quebranto de rimas, sonetos y sus versos,
sean alejandrinos, yámbicos, polirrítmicos.

O
Y

     Yo soy ese ayeo del ronco del Albaycín
     del Camarón sin isla
     de mí mismo -borracho-
     en espacios de cruel hollín


Ayeo,


                   ayeo,


                                              ayeo.




Soy la prolongación de la lluvia nadada,
tu poema más triste, la vida esperando a la muerte
porque me he convertido en el renqueo inane
del novillo que ahora muere por su ADN.

Desetiquetadme ahora
Desetiquetadme ahora

                                                        de vuestros relojes de oro
                                                        del lienzo de vuestros hijos
                                                        del confetti en condecoro
                                                        del vuestras frases (des)hechas
                                                        risas que sepultan lijos.


Mis sueños son Sarajevo,
un palacio violado,
un horror que debo habitar

solo,


                      solo,

                                                solo
     
                                                                   so-



-lo.



Gota a gota,


                                 lloro

            a


lloro


con la sangre oxidada.


No,

             el santo Bamba


no oyó mis plegarias

y los sueños, sueños son.

Bailad.

Bailad vuestro propio son,
haced que padezca envidia por vosotros,
bailad.

Bailad.

No os preocupéis por mí
yo habito desde pequeño
una ciudad semejante
a Santiago de Chile
donde cóckteles molotov
bombardean al nido
y salpicamos islas
surtidas con las desdichas
que ahora nos acompañan:

un niño secuestrado
por la avispada muerte
una madre que arroja
a dos hijos y su amor

No.
No os preocupéis por mí.

Yo ya viví en los libros,
en mi Montevideo,
en mi fiel bicicleta,
en mí,

                  en mí,

                                           en tí,


en tí.



Desetiquetadme ahora
de mi Roberto Benigni
de tus manos de Moon River.

Lloro

                       lloro


                                          qué deploro



Pero no os preocupéis.

Desetiquetadme de vuestro feliz mundo.

Poem by W.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, es la primera vez que leo este blog y tengo que decir que se me ha erizado la piel.
Es un poema muy bonito que, desde mi punto de vista, refleja un tema personal. Si es de tu propia cosecha mi más sincera enhorabuena.
Un saludo!! :)

Diebelz dijo...

Sí, es de mi propia cosecha y tan personal que yace bajo mi tez.

En fin, gracias por tu comentario y tu visita y lamento responderte de manera tan gris como taciturna, pero no son días soleados.

Un cordial saludo.

 
Design by Pocket Blogger Templates