Alta fidelidad

viernes, 8 de julio de 2011



¿Qué apareció antes?¿La música o la miseria? Se preocupan porque los niños juegan con armas o ven vídeos violentos, por si les domina una especie de cultura de la violencia...Y les da igual que escuchen miles, y digo miles, de canciones sobre el sufrimiento, rechazo, pérdida, miseria y dolor. ¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido?¿O estaba deprimido por escuchar música pop?

Rob Gordon, en Alta Fidelidad.



Existen películas que son difíciles de reseñar o recomendar y que, sin embargo, son magníficas, esas que puedes reboninar una y otra vez sin temor a provocar mella alguna. Mi padre nunca entendió -ni entiende- la razón por la cual soy capaz de volver a ver un film más de una vez. Alta fidelidad, de Stephen Frears, es una de esas películas que si la echan en la tele o la encuentro entre mis cajas de recuerdos, la puedo ver con el mismo entusiasmo de la primera vez. ¿Que no lo entienden? Bueno, déjenme que me tire en el sofá, cruce las piernas y encienda un cigarrillo para demostrarles las 5 principales razones por las cuales no deberían perderse esta película cuyos diálogos y secuencias me sé casi de memoria. 

1. 
¿Sabes lo difícil que es crear un cassette con las mejores canciones para cualquier momento de tu vida? ¿Le has regalado alguna vez canciones a una chica? Pues la cuestión no es tan simple. En realidad, crear un cassette requiere horas, incluso semanas de dedicación, una metodología específica y cierto tacto.  Como bien es sabido, todas las canciones forman parte de nuestra existencia y cada uno alberga, como las células de nuestros envoltorios, una función concreta, anexa a un todo. [W. suspira del cigarrillo y declina la mirada] Bueno, el caso es que esta película está realizada por y para melómanos. ¡Figúrate! Rob (John Cusack), Dick (Todd Louiso) y Barry (el gran Jack Black) trabajan en una tienda de discos y  en ella hilvanan historias y conversan sobre lo que supone la música tanto para ellos como para la humanidad. [W. cabecea risueñamente] Además, se trata de nuestra generación musical (aparece The Boss) aunque el mensaje es claro: la música no entiende de franjas temporales ni de etiquetas. 

Rob (John Cusack), intentando grabar un cassette especial.
2. 
Muchos me dicen, "sí, Alta fidelidad. Esa comedia romántica". [W. frunce el ceño y se inclina hacia delante] ¿Comedia RO-MÁN-TI-CA? ¡Por favor! ¡Hay que estar más ciego que Blind Willie Johnson para ver en esta joya del cine norteamericano una mera comedia romántica! Vale...Rob lo está pasando mal porque su novia Laura (Iben Hjejle) le ha dejado e intenta entender dicha ruptura, rebobinar toda su vida amorosa. Pero la película alberga más. No solamente recapacita sobre las relaciones humanas -siempre tan complejas-, sino también sobre los anhelos, sueños, añoranzas de todos sus personajes y, además, sobre el sendero que toman en sus vidas, el lugar que algunos buscan o bien se dejan levitar hacia un futuro sin futuro, acaso sin listas de la compra o de otras cuestiones. Comedia romántica...¡JA!


3.
La complejidad humana. [W. vuelve a inhalar de su Lucky Strike mientras se achinan sus ojos y asiente] Sí, eso me gusta de la peli. Ver en cada personaje el reflejo de nuestra sociedad, de nuestro globo. Ver a la típica esnob, a la insegura, al americano medio, al tímido y tierno vendedor de Cd's, al impetuoso e incorruptible de Barry que no se deja capear por ideas fascistas, al psicótico e incansable pensador de Rob o al idiota con peste a pachuli de Ray (Tim Robbins). [W. arquea las cejas] Seamos sinceros...Cuando veas la peli me dices si el Ray es o no es un gilipollas.

4. 
 Desenfadado, locuaz, ameno, profundo y a la vez toda una reyerta de gracejo constante. Así podría definir Alta fidelidad, un ovillo bien hilado donde el pasado y el presente -su narración- va siempre acorde a la música del momento. Bueno, dicho de manera que se me entienda: es creíble. Quiero decir, nos podemos ver reflejados en Rob o en cualquier otro personaje, incluso en la propia historia. Y eso, a fin de cuentas, es esencial en toda obra artística. ¿No?


5. 
Y la quinta razón por la cual deberían ver (y volver a ver) Alta fidelidad es muy simple. ¿Nunca has oído una y otra vez la misma canción?¿Cómo suena tu vida ahora y hace unos años [W. suspira un hilo de humo escondiendo su mirada y apagando con el dedo índice su cigarrillo. Se inclina hacia delante] Por estas cuestiones deberías ver una película que te incita, una vez que surgen los créditos finales, recapacitar sobre nuestra jukebox. No sé... A mí, al menos, me pasa que, de pronto, comienzo a rellenar listas y a probar el hecho de si soy capaz de grabar una cinta o un CD (¿qué será despúes del CD? Creo que seré  incapaz de amoldarme a los nuevos tiempos. Como con los libros electrónicos que aparto, magullando obscenidades). Porque, como dicho antes, grabar una cinta no es fácil. "Grabar una cinta recopilatoria requiere un arte muy sutil. Hay muchas normas y detalles. Para empezar usas la poesía de otro para expresar lo que sientes, y eso es algo delicado", decía Rob. ¿Eres capaz? Yo, al menos, lo sigo intentando.


Y aquí les dejo con una -de tantas- de mis escenas favoritas de la película.






Título: High fidelity (Alta fidelidad)
Año: 2000
País: EE.UU.
Dirección: Stephen Frears
Guión: D.V. DeVicentis, Steve Pink, John Cusack, Scott Rosenberg (Novela: Nick Hornby) Música: Howard Shore y varios. 
Fotografía: Seamus McGarvey
Reparto: Laura (Iben Hjejle), Rob (John Cusack), Dick (Todd Louiso), Barry (el gran Jack Black), Ray (Tim Robbins), Charlie Nicholson (Catherine Zeta-Jones), Liz (Joan Cusack), Marie De Salle (Lisa Bonet)
Producción: Touchstones Pictures.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente, suscribo punto por punto esta entrada. No sé cuántas veces habré visto esta peli... Cusak convence, todo el reparto, en general... pero sobre todo convence el ambiente, la idea que flota en cada frame y que está conseguida, no sólo mediante la banda sonora, sino que hay algo, en la ambientación, en el guión y en la actuación que te hace ver... esa sensación de que crecer... hay que hacerlo en algún momento, queramos o no.

Danke!
Pfiàd di!

María

Diebelz dijo...

Gracias a tí por dejar el comentario y expandir horizontes de miradas sobre esta cinta. La verdad que yo tampoco sé cuántas veces habré visto la peli, pero coincido contigo. Más aún con el mensaje que transgrede y nos habla de lo que comentas...

¡Salu2, María! ;)

Mar dijo...

A ver, socio:
Un consejo, desde la larga amistad que hemos cultivado a lo largo de los años:
¿quieres escribir menos y salir con los amigos a tomarte un buen biberón y unas papas arrugás a la salud de un par de peninsulares con morriña? Jeje, es broma.
T
Te debo una carta, pero estoy de huelga de bolígrafos por el momento ;-P

Diebelz dijo...

Jajaja...estás chalada, señorita Rottenmeier! xD No, pero sabes que mi vida no es tan interesante. Y ahora que tengo tiempo para divagar libremente...Pero tranqui, que también me voy a leer a solas a la playa, pasear o qué se yo...

Y nada, cuídate, Mar! ;)

Viernes dijo...

¡Es una joya!

Nayra Martínez Pérez dijo...

Está bien, he fichado esta peli para después de exámenes... ya que hasta ahora me está usted "culturizando" en el bello arte cinematografico, confio en que no me defradurará. Fumas lucky? jummm yo empecé a fumar con eso... bueno, cuando haya más confianza te daré la tabarra para q lo dejes.
Le mantendré informado señor! firrrrmmmmmmmmessssssss!!!!!!! xD

 
Design by Pocket Blogger Templates